Encuentros — 2 abril, 2015 at 10:03

Ambros Chapel, caminos en la oscuridad

Ambros Chapel por Ana Sánchez

 

Ambros Chapel vuelven a la carga con su tercer disco, The Last Memories. Últimos recuerdos de un nuevo comienzo, una mirada al frente oscura e inquietante. Como siempre con la voz de Pablo Casero como timón y las atmósferas sonoras del grupo envolviendo sus canciones. Jose Rodríguez, batería del grupo nos habla de ello.

 

El grupo comenzó en el año 2.005. ¿Cómo os conocisteis y surgió la idea de formarlo?

La semilla de Ambros Chapel tiene su origen en los momentos en los cuales Pablo (voz y guitarra) y Alfred (bajo) se reunían para tocar y divertirse. Estos momentos servían de distracción y también para dejar aflorar la expresión artística de ambos creando canciones según sus gustos e influencias. A medida que las ideas tomaban forma y el estilo se perfeccionaba, surgió la idea de montar un grupo mostrando esas primerizas canciones a un público. Progresivamente se incorporaron nuevos miembros a ese proyecto, se buscó un nombre y la idea de tener una banda se consolidó.

El nombre de Ambros Chapel, viene de una película de Hitchcock, El hombre que sabía demasiado si no me equivoco.

Sí, el nombre pertenece a ese film, pero al remake con James Stewart. El nombre surge porque sus connotaciones de intriga y suspense quedaban muy bien con la música del grupo, y su sonoridad nos atrajo a todos desde el principio. Nos pareció un nombre original para denominar a un grupo con nuestro sonido.

¿Por qué estás referencias cinematográficas?

Las referencias cinematográficas no son a priori una influencia en nuestra música, pero lo que está claro es que las películas y sus bandas sonoras nos gustan, e inconscientemente puede que nos hayan influido a la hora de que nos atraigan esas atmósferas tan fílmicas, como muchos han dicho de nosotros. Tenemos debilidad por un tipo de épica y melodrama en nuestras canciones que puede que haga recordar al oyente pasajes parecidos a cuando oyes una banda sonora, pero no lo hacemos de manera voluntaria, es la música que creamos entre los cuatro.

¿Os ha influido el cine a la hora de hacer música? ¿Quizás a la hora de crear atmósferas por ejemplo?

El cine, la fotografía, la música y la cultura en general, son claves para nosotros a la hora de un desarrollo personal y de una maduración ideológica, y creemos que hay una interrelación entre todas las disciplinas a la hora de crear y expresarse, por lo que seguro que nuestra música se ve influenciada por ello.

En 2012 publicasteis un EP de tres temas “Electric Eye”. ¿Qué significó para vosotros este EP y por qué no un largo?

En 2011 editamos Constants Are Changing e hicimos la gira correspondiente de presentación, pero en el impasse que sufrimos por tener que buscar un nuevo guitarra solista decidimos, no sólo no parar de tocar en directo, sino sacarnos la espinita de grabar algo especial como es un single con temas nuevos. Teníamos dos temas inéditos que nos gustaban y la oferta por parte del sello valenciano To Jail Records de editar un Ep de edición numerada y limitada en vinilo, por lo que no nos lo pensamos. Nos fuimos a los estudios Rockaway de Castellón y grabamos los dos temas, además de incorporar una nueva versión de “Tears” La idea de grabar un Ep en lugar de un LP fue la cercanía del segundo disco, la falta de un guitarra solista y, sobre todo, que no había suficientes temas nuevos para completar un álbum entero. Electric Eye es fundamental dentro de nuestra trayectoria porque está dentro de nuestra evolución musical. El tema homónimo es de lo mejor que hemos grabado hasta ahora, y además, se da la circunstancia que es la única grabación que hemos hecho con un line-up de la banda único, que ya no se ha vuelto a repetir.

Este es vuestro tercer largo tras Rome (2.009) y Constants Are Changing (2.011). En este disco habéis conseguido un sonido propio, más maduro, alejado de referencias a otros grupos. ¿Cómo creéis que ha evolucionado vuestro sonido desde aquella primera maqueta de 2006 por ejemplo?

Si escuchas todos nuestros discos, empezando por las demos, creemos que hemos tenido una evolución lógica como grupo en cuanto al sonido, tal vez porque siempre hemos hecho lo que hemos querido con nuestras canciones. Ese sonido Ambros Chapel como dicen los medios, es una de las cosas de las que más orgullosos nos sentimos.

¿Sobre qué hablan las nuevas canciones en The Last Memories? ¿En qué se inspira Pablo para crear las letras?

Las letras principalmente se componen de varios elementos, pero la base son las creencias personales, las experiencias vividas y el contexto social en el que te desenvuelves diariamente. Todo ello adornado de una semántica metafórica que permite que los textos no sean de una literalidad arrolladora, aunque si abiertos a la interpretación del oyente. También el sonido de la canción es un factor importante al escribir las letras, porque condiciona a qué desarrollar una línea u otra de argumento sea más limitado o no, ya que a una canción más oscura no le queda bien que hables como lo harías con otra canción más dinámica o más pop.

¿Cuáles son esos últimos recuerdos del título del disco?

Las diez canciones que componen el disco. Las últimas composiciones después de tres años sin editar disco nuevo. Son los últimos pensamientos de una etapa ya vivida, y que nos ha supuesto de mucho aprendizaje tanto a nivel personal, como de grupo. Y ahí está, grabado en un disco.

¿Cómo nace una canción de Ambros Chapel? ¿Cómo es vuestro proceso compositivo?

Fundamentalmente es Pablo quien aporta la mayor parte de las ideas que desembocan en canción, aunque hay ocasiones en las cuales un precalentamiento antes de ensayar puede dar pie a una nueva canción. De todas maneras, el proceso de composición no se diferencia de otros muchos grupos, Pablo trae una idea más o menos terminada, y cada uno aporta lo que ve en ella con su instrumento.

¿Habéis presentado el disco en directo? ¿Cómo ha sido la acogida?

Todavía es pronto para decirlo pero las canciones han sido recibidas muy bien por el público. Estamos teniendo mucha suerte porque el disco está gustando mucho más que los anteriores, y la gente tiene curiosidad de cómo sonaran en directo las canciones, y la verdad que el feedback está siendo muy bueno. Estamos muy contentos.

Vuestros discos son autoproducidos. Habéis creado 7Days Music para ello. ¿Por qué y qué beneficios os reporta hacerlo todo vosotros y qué inconvenientes?

Creamos 7Days Music porque necesitábamos un sello que respaldara de la manera más profesional posible nuestro disco cuando saliera editado, y ante la ausencia de uno interesado decidimos crearlo nosotros. Esto te permite una libertad de movimientos que con otro sello tal vez no tendrías, pero supone un incremento de trabajo porque todo lo tienes que hacer tú. Mientras no haya una oferta mejor para editar nuestros discos es la única opción. Nosotros hacemos la música que queremos y a nuestra manera, si hay un sello que se interese por nuestro trabajo y respeta nuestra manera de hacer las cosas, pues firmamos con él, si las condiciones son buenas. Sabemos que tiene que haber un equilibrio, que no puede ser que acepten sólo nuestras condiciones sin sacrificar algo, pero bueno, todo es negociable, salvo lo que creamos que daña al grupo, claro.

Nuestro objetivo es hacer cada vez mejor las cosas, subir peldaños en nuestra carrera particular y que Ambros Chapel llegue a cada vez más gente. Si hay algún sello que quiera colaborar a ello, perfecto, que se suba al tren.

¿Cuáles son vuestros planes para este año?

Nuestra intención es seguir mostrando este nuevo trabajo por todos los escenarios que podamos. Intentar llegar a lugares que no hayamos visitado antes y en los que sí hemos estado, volver y crear base de fans. En esto tienes que ser concienzudo y constante para que no se olviden de ti. Somos conscientes que un grupo como el nuestro es un proyecto que crece paso a paso, salvando cada obstáculo.

¿Trabajáis en material nuevo ya?

En cuanto a material nuevo, siempre hay canciones por ahí que tenemos pendiente trabajar o que Pablo trae para probarlas como futuras canciones. En los descansos de ensayo del repertorio nos relajamos tocando cosas nuevas y de ahí sale todo el material que compone nuestros discos.

 

Texto: Anabel Vélez

Foto: Ana Sánchez

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: