Vivos — 18 marzo, 2015 at 16:00

Kiko Veneno & Martin Buscaglia, El Tren, Granada

 

Kiko Veneno baja

 

Hace falta tener guasa y mucha personalidad para titular una obra “El Pimiento Indomable”: ese es el nombre de la colaboración entre el más flamenco de los catalanes y el chaval uruguayo. El encuentro de ambos compositores en aquella parte del charco parió un puñado de temas incluidos en el mencionado debut, un disco, que tras un par de escuchas, se me antojó un tanto light, difuso por sus amplísimas influencias, aunque terminó premiando mi perseverancia. Hay que hacer notar que los compositores sudamericanos no están afectados afortunadamente de ese pudor patrio a la hora de abarcar las más variopintas expresiones musicales, presentes en el disco. Si bien ha sido modus operandi del Veneno buscar nuevas lecturas de músicas tradicionales, en este caso Kiko se deja arrastrar por la vigorosa maquinaria de Martín, todo ritmo y empuje. A pesar del frío recibimiento y del escaso rodaje al ser este el primer concierto de la gira, la presentación, que demandaba otro tipo de sala donde sentir de cerca el aliento del intérprete, termino trasmitiendo lo excitante de la aventura, si se es capaz de zafarse de prejuicios estilistas; en todo caso en algunos pasajes parecía un tanto forzada la colaboración, con Kiko con la mirada perdida en la marabunta de funk robótico que propone “Don Perogrullo” o haciendo los coros al vocoder de Martín en “Necesito Todo Tu Amor”. Este cronista disfrutó más en esas historias sencillas que ambos tratan con especial donosura, como esa entrañable historia de amor del socorrista Salvador, que no sabía nadar. Mejor cuanto más tierno.

 

Texto y Foto: MANUEL BORRERO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: