Encuentros — 2 abril, 2014 at 13:18

Eric Fuentes, talento y discurso para rato

enricfuentespormartabusquets2

‘He venido, literalmente, a coger la tradición del rock en catalán y darle una patada en el culo.’

En Barcelona el invierno ataca con sus últimas fuerzas mientras la primavera amenaza con irrumpir en cualquier momento. Llego con el tiempo pisándome los talones a una terraza de un bar cualquiera que marca el límite del barcelonés barrio de Gracia. Eric Fuentes ha sido puntual y me espera ya con una cerveza sobre la mesa. Hay una bolsa de plástico sobre esta con discos de vinilo de su propio sello ‘Hang the DJ!’. Me gustan los discos pero es de su último trabajo, Eric Fuentes/Barcelona, el pretexto de este encuentro nocturno. Su tercer trabajo post Unfinished Sympathy, una banda referente en la escena independiente tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Eric Fuentes es un artista arriesgado y comprometido con el Rock, con un discurso sólido y justo, experimentado en el estudio y con mucha carretera rodada. Al llegar el camarero nos igualamos en número de cervezas, pulso el botón para grabar y él dice: ‘Espero que tengas ahí mucha capacidad, porque tengo discurso para rato’.

  • Tu tercer trabajo post-Unfished y lo presentas como Eric Fuentes/Barcelona, ¿Quién es el artista? ¿Ya no existe ese El Mal? ¿Eres nada más Eric Fuentes ahora?

El nombre que aparece en portada es ‘Eric Fuentes/Barcelona’ y tiene una relación directa conmigo. El título supone un dilema, un código binario. O Eric Fuentes o Barcelona. Está relacionado con la historia que explica el disco en su totalidad. La historia de una chica que se enamora de una persona y de un plan de vida. Un traslado de un pueblo a la ciudad de Barcelona, del momento en el que ella tiene que escoger entre una de la dos polaridades y las consecuencias que dicha decisión acarrea. El disco trata de esa confusión emocional  producida entre una persona y un proyecto de vida.

  • Por tanto, ¿sigue existiendo ese equipo de músicos llamado ‘El Mal?:

Si, por supuesto, y esta vez de una manera muy especial. Al tratarse de un disco tripe han tenido cabida casi todas las colaboraciones que me había propuesto.  He querido hacer un disco con mucha gente implicada en él. Por un lado está Joan Colomo y Ramón (New Raemon), que son artistas ya conocidos, pero también hay otros artistas como Ramón Mas de FP, Càndid d’Austodestrucció o mi hermano Pol cantando una canción de Sisa. También Ana Martínez, una chica sin ningún trayectoria musical pero la escuché cantar un día y me encantó su voz. Ella es la que canta Despeñaperros, el tema que abre el disco. También hay otros artistas que colaboran a nivel instrumental, suenan cellos y otros instrumentos no tan comunes en mi trayectoria. Todo el mundo ha estado encantado y me ha hecho darme cuenta de la unión y la amistad en la que han resultado tantos años de música.

  • En alguna ocasión te has definido como un artista ‘muy creativo’. A pesar del gran contenido de temas propios también has incluido versiones. ¿Tiene algún propósito desplazar un tema propio para incluir una versión?

Si, las versiones que se incluyen en el disco, como ‘Ataque preventivo de la URSS’ de Polanski y el ardor o ‘Hanging on the Telephone’ de The Nerves son temas que ya veníamos tocando en directo y que quisimos grabar, en un principio para editarlos como cara B. Por otro lado, al ver la cantidad de canciones que contiene un disco triple como este, pensé que escuchar una versión a medida que avanza el disco sirve de respiro, de descanso en el proceso de escucha, un alto para luego retomar el tema principal del disco, de la historia que cuento a lo largo de todos los temas.

  • El disco también sorprende por la variedad lingüística, ya que hay canciones en catalán, castellano y en inglés. ¿Cantar en estos tres idiomas supone un grito de libertad? De variedad? Un reclamo o puro placer de hacer lo que quieres y cómo quieres?

 Hay un propósito distinto en cada uno de los idiomas. Canto en inglés porque es la lengua en la que yo entiendo la música y en la que más he cantado, así que por ese lado es una cuestión normal. En el caso del castellano es porque me encuentro dentro de un periodo de exploración, de expresión en un idioma en el que nunca lo había hecho antes. Aún así no canto ninguno de los temas que hay en el disco porque he preferido que lo hicieran otros. En el caso del catalán puedo decirte que es un intento de innovar. Una apuesta por hacer algo distinto en el mundo del ‘Rock en Catalán’, que es un mundo que me produce repulsión y auténtico asco. He venido, literalmente, a coger la tradición del rock en catalán y darle una patada en el culo.

  • Qué relación hay entonces entre tu  manera de hacer Rock en catalán y ese ‘Rock Català’ que se vendió a nivel político en los 90?

En Barcelona hay muchas bandas buenas, pero hasta hace 2 días lo único bueno era en inglés. Sí que hubo un movimiento de cantautores en los 60, después tuvimos el Rock Laietà en los 70 y algún reducto punk en los 80, pero los 90 fueron lamentables. La Generalitat apostó por grupos que no innovaban nada. En el año 91 música estaba muy avanzada. Fue el año de Nevermind, que supuso fue la culminación de 20 años de independencia de trabajo de bandas como The Replacements, Sonic Youth, Pixies, Black Flag, Samiamb, Hüsker Dü y muchísimas bandas más. Todo eso pasaba en el mundo mientras aquí unos iluminados hacían versiones de los Rolling Stones que se llamaban Sopa de Cabra, además de Sau, que hacían un pop insulso, Els Pets haciendo un estilo de fiesta mayor…Ese fue el panorama que había a mis 15 años. Para mi ellos son el enemigo. Imagínate unos Suicidal Tendences en Catalán… todavía no ha sucedido.  Para mí cantar en catalán no es cuestión de liberación sino de reivindicación. Mi propia visión del rock en catalán, que nunca ha existido.

  • ¿Qué hay de esa nueva manera de expresarte que inauguras en este nuevo trabajo, que es el castellano?

Es la primera vez que utilizo el castellano, entre catalán y el inglés. Para mí el castellano es algo que ahora estoy descubriendo. En mi caso, el dilema castellano o catalán no existe. Tengo un sentido de la responsabilidad de hacer algo en catalán, no puede ser que haya tanta mierda y que no mole nada, en castellano no existe esa necesidad. Deseo Carnal de Alaska y Dinarama, por citar algún buen disco, es una obra maestra. Música en castellano está sana, el catalán,  por el contrario, no.

  • Descartamos entonces cualquier tipo de influencia nacional ahora que ahondas en idiomas autóctonos?

No tengo ningún tipo de influencia del rock nacional, únicamente Aina. Que descubro en el año 1999, y es lo único que está al nivel de los estándares internacionales.

  • ¿Cómo te has planteado, a nivel de estudio, grabar este disco triple, dado su gran número de temas?

Mi manera de trabajar es siempre muy parecida. Trabajando y  conociendo las canciones al 100% antes de pisar el estudio. Hay artistas que les gusta improvisar. No descarto improvisar cuando estoy dentro del proceso de grabación o mezcla pero cuando entro en un estudio conozco a hasta la más mínima nota de bajo. Obviamente hubo un proceso previo de composición y los distintos músicos fueron acudiendo al estudio para grabar sus pistas. Ha sido largo, pero muy divertido y satisfactorio.

  • ¿Te has planteado con algún factor negativo a la hora de grabar este nuevo disco? ¿Existe de algún modo ese factor?

No a un nivel creativo, pero sí a un nivel económico. Éste es mi décimo disco ya; cuando te planteas mejorar te planteas mejores equipos, mejores estudios y mejores instrumentos y todo eso vale mucho dinero.

  • Sigues sin tener miedo a experimentar musicalmente, trabajar con instrumentos clásicos como cellos y mezclarlos con voces desgarradas como ‘Caus al Fang’, pero sobre todo sigues sin temerle a aparatos más avanzados como sintetizadores.

Los sintetizadores son un buen recurso cuando se saben utilizar. Vengo de una educación musical que comenzó con mi padre, que siempre estuvo abierto a explorar nuevos sonidos y yo he crecido sin prejuicios. Imagínate, en mi casa en el año ‘86 ya se escuchaba a Depeche Mode o The Smiths.

  • Algunos de tus temas siguen teniendo ese halo triste en melodía y en música, a pesar de no ser siempre pesimista Teniendo en cuenta la historia que se cuenta en el disco ¿has escrito desde el lado de la tristeza?

No me considero un autor triste, pero si me gusta moverme en ese terreno agridulce, en el que no deseas morirte, sino apoyarte en el dolor, en su euforia, para continuar hacia adelante y dar un paso más hacia el final del dolor.

  • Tienes conciertos preparados para la presentación del disco?

No he dado, de momento, demasiada importancia a tocar en directo. Me he centrado demasiado en la edición del disco y todo ese trabajo que conlleva. Obviamente volveré al escenario, pero como digo, no será con prisa.

Texto: Mario X

Fotos: Marta Busquets

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: