Artículos — 10 marzo, 2014 at 15:52

Concierto de la semana: Malcolm Holcombe, cuando la música sangra…

Malcolm Holcombe by Bill Emory

No se nos ocurre nada mejor para presentar la acostumbrada recomendación semanal que la reseña que escribió nuestro redactor Manel Celeiro sobre su anterior paso por escenarios patrios. Un tipo que encarna la mítica figura del perdedor castigado físicamente por una vida de excesos que encuentra la salvación volcándose en la familia y en su música. Si todavía crees que una canción desnuda, guitarra y voz, es capaz de emocionarte hasta el tuétano no dejes escapar la oportunidad de acercarte a alguno de sus conciertos. Pura vida resumida en sangrantes acordes y versos cortantes.

Hay ocasiones en que la música se torna verdad. Se hace carne. Pincha en hueso y regresa a su estado primario y tribal, a sus orígenes como nexo de unión y comunicación entre humanos. Lejos de la magnitud de los grandes escenarios, del brillo refulgente de las torres de luces, del griterío de la masa y del circuito habitual de nombres circulan artistas, verdaderos proscritos, que son maestros en convertir cada noche en un momento único. Así sucedió en un Rocksound sorprendentemente lleno para ser lunes y tratarse del concierto de un músico totalmente desconocido por estos lares. Malcolm, absoluta apariencia de vagabundo, ruinosa presencia física tras años de pelea cuerpo a cuerpo con drogas y alcohol, conquistó a una audiencia reverente, escrupuloso silencio para escucharlo, que asistió en primera persona a uno de esos contados instantes de magia. Con una guitarra, su rasposa garganta y un par de zumos de piña tuvo bastante para desgranar hora y cuarto de absoluto magnetismo escuela nacido para perder. Se abrió ante nosotros repasando un cancionero real como la vida misma. Desgranando su existencia en acordes que sangraban, versos que herían y canciones que cortaban como cuchillos. Más crudo que en estudio, expresivo interprete y notable guitarrista puso la piel de gallina y la emoción a flote en desgarradoras lecturas de «Sparrows and Sparrows», «Goin’ Home», «To Drink The Rain», «Butcher in Town» o esa gema que responde por «Down the River». Finalizará la gira europea y retornará a su cabaña en las montañas a seguir purgando su espíritu. Quizás sin ser realmente consciente de lo que nos brindó en su primera visita a Barcelona. Alma, corazón y vida.

MC”

10 de marzo, Zaragoza

11 de marzo, Madrid, Wurlitzer

12 de marzo, Barcelona, Rocksound

Foto: Bill Emory

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: