Rutas Inéditas — 27 febrero, 2014 at 17:54

Discográficas Legendarias

 5060255181782

En la legislación europea los derechos sobre los fonogramas expiran a los cincuenta años, y pasan a ser de dominio público. Es por eso por lo que desde hace unos años vemos en las estanterías de las tiendas y grandes almacenes multitud de re-ediciones baratas de artistas de los 40s y 50s. Por lo general son ediciones muy poco cuidadas para exprimir el tirón de grandes nombres, con escasísima o nula información, horribles portadas, y producidas sin otro objetivo que el de hacer caja.

Afortunadamente hay algunos casos en los que se revisa con mimo y coherencia el vasto fondo de catálogo de las grabaciones que tienen más de medio siglo. El sello inglés One Day Music es de las compañías que, sin llegar a la excelencia de otras como Ace, Sundazed, o Bear Family, está haciendo una buena labor en este sentido. Una de sus series más interesantes es “Legendary Record Labels”, una colección de dobles y triples CDs, económicos pero muy bien presentados, dedicados a recopilar de manera individual el legado de los sellos discográficos que escribieron las páginas más gloriosas de la música del siglo veinte. Serie media en digi-packs de buena calidad, con notas explicativas, y bonitas portadas que recrean las fundas de papel de los singles de las compañías. Estos son algunos de de los volúmenes más destacables:

 HOOCHIE COOCHIE MAN, THE CHESS STORY

¡No diga Blues, diga Chess! El sello fundado en Chicago por dos hermanos de origen polaco es sin duda el santo grial del blues eléctrico, la casa donde nació y se popularizó el blues moderno. Los responsables, junto a Leonard y Phil Chess, titanes como Howlin’ Wolf, Muddy Waters, Willie Dixon, Bo Diddley, Chuck Berry, Big Bill Broonzy, Memphis Slim, John Lee Hooker, Little Walter, Jimmy McCraklin, y muchos más.

I PUT A SPELL ON YOU, THE OKeH STORY

Fundado por un inmigrante alemán, OKeh ya era uno de los sellos más importantes de “race music” en los años 20s y 30s con un catálogo compuesto por Jazz, Blues, Gospel, y R&B. En este doble CD está principalmente representada su producción de Rhythm & Blues de los 50s y baste decir que cualquier disco que empiece con “I Put A Spell On You” del pirado Screamin’ Jay Hawkins no puede ser malo. Y si además incluyen pelotazos como “Miss Mushmouth” de Lloyd Fatman Smith o “You Give Me Heebie Jeebies” de Dave “Baby” Cortez mucho mejor.

TELL ME WHAT’D I SAY, THE ATLANTIC STORY (1955-1960)

Poco se decir del sello de Nueva York que no se haya escrito mil veces. Probablemente el sello más importante de la historia del R&B, bajo el mandato del directivo discográfico por antonomasia: Ahmet Ertegun. La sola mención de los artistas de este pack quita el hipo: Ray Charles, Big Joe Turner, T-Bone Walker, Ruth Brown, Professor Longhair, The Coasters, The Drifters, LaVern Baker, Clyde McPhatter. 50 canciones de su repertorio entre 1955 y 1960 con títulos inmortales como “What’d I Say”, “Tipitina”, “Smokey Joe’s Café”, Money Honey”, “Shake Rattle And Roll”, etc. Sublime.

RIP IT UP, THE SPECIALTY STORY

Otro sello asociado al legendario nombre de su dueño: Art Rupe. Aunque afincada en Los Ángeles, la mayor parte de los grandes éxitos de la compañía Specialty vinieron de New Orleans. En este doble CD se condensa lo mejorcito del sello. Lo que empezó con Lloyd Price y su “Lawdy Miss Clawdy” explotó con una loca llamada Little Richard que, haciendo boogie woogie a mil por hora, puso patas arriba las listas de éxito. Antes de eso un montón de buen R&B y las primeras grabaciones de Sam Cooke, y gritones excelsos como Larry Williams, Jerry Byrne, y Don & Dewey.

THE SOUND OF DETROIT, ORIGINAL GEMS FROM THE MOTOWN VAULTS

El sonido de la joven América, la banda sonora de la ciudad del motor. En el volumen dedicado al sello de Berry Gordy Jr. encontramos sólo canciones de sus primeros tres años, los años del despegue gracias a sus primeros hits. Aquellos que catapultaron al sello a lo más alto de las listas (“Shop Around” de Smokey Robinson & The Miracles, “Money, That’s What I Want” de Barrett Strong, “Please Mr. Postman” de las Marvelettes…) aparecen aquí junto a temas “de calentamiento” de las que serían posteriormente mayores estrellas del sello (Marvin Gaye, Diana Ross & The Supremes, Temptations…). Lo mejor, además de los éxitos, las sorpresas de temas poco o nada conocidos que resultan llena-pistas  “Same Thing” de Gino Parks, “Yes No, Maybe So” de Barrett Strong, o “Hot Cross Burns” de Paul Gayten.

DIRTY BOOGIE, THE FORTUNE RECORDS STORY

La cara oculta de la luna (de Detroit). Fortune Records era algo así como el “yang” de la Motown. Discos crudos y sencillos de R&B y soul guarrindongo, en oposición a la sofisticación edulcorada del sello de sus vecinos. En Fortune grabaron artistas que aún a día de hoy tienen la consideración de malditos e infravalorados, como Andre Williams y Nathaniel Mayer. Una etiqueta que nunca han dejado de reivindicar artistas como The Gories y The White Stripes, o sellos como Norton Records.

WAIT A MINUTE, THE STAX & SATELLITE STORY

En este volumen no sólo se tratan los primeros éxitos del legendario sello de Memphis, punto de partida del mejor soul sureño, sino que también se incluyen temas de su primera encarnación Satellite Records. Booker T & The M.G.’s, The Mar Keys, William Bell, Carla Thomas y su padre Rufus, etc. Dos discos son pocos para un sello capaz de llenar varios cofres de CDs, pero este es un estupendo punto de partida.

BLACK SMOKE, GERMS FROM THE STARDAY VAULTS

“Black Smoke” recopila joyas de Starday, un sello pata negra que desde mediados de los 50s y durante al menos diez años mantuvo encendida la llama de la música country sin adulterar, sin dejar de lado el Honkytonk, el Bluegrass, y hasta el Rockabilly. En este medio centenar de canciones encontrarás a Buck Owens, Stanley Brothers, Cowboy Copas, Red Sovine, Moon Mullican, Hardrock Gunter, y muchos más. Curiosamente en esta recopilación no se incluye ningún corte del que habría sido su más rutilante estrella: George Jones. Aún así el disco tiene un sobresaliente.

 One Day Music está distribuido en España por Resistencia.

 Texto: Francisco Santelices

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: