Vivos — 18 junio, 2013 at 15:31

Lucinda Williams (14 junio / Barts – Barcelona)

LUCINDA WILLIAMS Barts, Barcelona 14 Junio 2013 122Segunda cita con la dama del country. Esta vez tocaba visitarla en la ciudad condal, dentro del 24 Guitar Festival de Barcelona. Poco a poco la sala Barts se va llenando para ver a la Keith Richards del rock, como la definió Elvis Costello. Sube al escenario una sonriente Lucinda, se le ve feliz y contenta. Una especie de contradicción para alguien que le pone voz a la tristeza y a los corazones rotos de los que deambulan por el lado salvaje de la vida. Le acompañan el bajista David Sutton y el gran Doug Pettibone a la guitarra. Arranca el concierto con “Can´t Let Go” (nosotros tampoco la dejaremos irse tan fácilmente, se nota que la gente tiene ganas de empaparse de su voz). Sigue el concierto con canciones en formato acústico como “Pineola” o la preciosa “Copenhagen”, explica que escribió dicha canción como homenaje al que fue su manager y que murió de repente mientras ella estaba de gira. Sigue el goteo de canciones que deberían prohibir escuchar por prescripción médica, si uno padece mal de amores  o ha sufrido  algún desengaño amoroso recientemente, como “I Envy The Wind” y “Overtime” o una de las joyas del repertorio, “Drunken Angel” de la que Lucinda explica, es la canción que lleva su firma, la que todo el mundo espera y la que gusta a todos. Suenan los acordes de “Essence”, tocada de un modo más lento y pesado que en el disco. Su voz, mezcla de desesperación y rabia,  pone los pelos de punta, mientras suplica susurrando estrofa tras estrofa. Sin duda, uno de los momentos emotivos de la noche. También hubo momentos de rock guitarrero y rabioso como en “Honey Bee”, o “Come On”, pura actitud Johnny Cash con tetas, donde el gran Dougg Pettibone tuvo ocasión de lucirse. Como suele hacer en sus visitas a España nos recordó su juventud en Chile, cantando en castellano “Adiós Corazón Amante” de Violeta Parra. Casi al final del concierto, tiempo para escuchar la versión del maestro Dylan, “Trying To Go To Heaven”, incluida en el disco tributo de Amnistía Internacional. Una gran noche en compañía de una de las mejores compositoras de todos los tiempos.

 

Texto y foto Dani García

One Comment

  1. Muy buena crónica.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: