Encuentros — 17 junio, 2013 at 9:32

L.A., dualidad americana con sobrasada

 

ladualizeteaser

L.A. es algo más que el proyecto que creó Luis Alberto Segura para dar rienda suelta a sus inquietudes más allá de la que entonces era su banda, The Nash. El tiempo y la calidad de sus discos le han dado entidad propia. Dualize es su último trabajo y en él ha colaborado el ya habitual Richard Swift. Al habla L.A.

 

¿Cómo ha ido la publicación de este disco? ¿Contento?

Sí, claro. La recepción está siendo muy buena. Cuando sacas un disco siempre hay la duda de cómo se lo tomará la gente pero con el paso de los días y sobre todo viendo las reacciones, ese miedo que hay en cada nuevo disco se disipa.

 

Creo que el título sufrió una pequeña mutación al final…

Bueno, era simplemente el título de una canción. Algo parecido a lo que pasó con Heavenly Hell. Fue una propuesta de Richard y nos gustó por lo que significaba, aunque es verdad que primero iba a llamarse Dual Eyes, pero encontramos una serie de motivaciones musicales y personales que nos hicieron evolucionar hacia el título final.

 

Lo de la colaboración de Richard Swift ya es algo serio ¿no?

Evidentemente. Ya es algo duradero y consolidado. Para los dos es muy cómodo trabajar juntos. Somos amigos y eso se nota. Es algo positivo que logra ponerte en marcha.

 

A pesar de lo que dices ¿Por qué optasteis por una producción extranjera?

Es una obsesión por los sonidos que yo escuchaba y que no encontraba en España. Cuando mezclamos Heavenly Hell en Atlanta me di cuenta de que allí era posible. No es que lo de aquí sea malo, es diferente. Es como ver un partido de basket de la NBA o de la liga ACB. Los americanos juegan diferente, si quieres ver eso, has de verlos a ellos.

 

¿Es más fácil ahora acceder a esa producción incluso de gente famosa?

Sin duda. En los 90, por ejemplo, era inviable. No tenían ni tiempo ni tú dinero para pagarlo. Eran gente que ganaba muchísima pasta, pero ahora, con la situación que tenemos, por unos dólares consigues un buen productor. Todo se ha devaluado y, por ver algo positivo, eso lo ha hecho más accesible.

 

Sois de Mallorca. Siempre pregunto a los músicos de allí por la barrera que supone el mar…

Y no te faltan motivos. Yo siempre digo que la insularidad es una aniquiladora de bandas. Supone un alto grado de desmotivación y un evidente incremento de gastos. Antes de firmar con Universal, yo mismo estuve a punto de tirar la toalla.

 

Hablando del disco y aunque tiene ese sonido eminentemente americano, suena muy variado ¿es algo consciente?

Es culpa del momento en que se hizo y lo que el cuerpo nos pedía. Yo grababa en el iPHONE las ideas y creaba la canción en función de lo que me apetecía en cada momento. Eso da un efecto de fluidez al álbum. Me encanta que la gente me diga que no le sobran canciones del disco, te da una tranquilidad absoluta.

 

¿Es L.A. un proyecto grupal o seguimos hablando de proyecto personal?

Al 50%. La creación y la grabación la hago y dirijo yo, pero el directo es cosas de cada uno. Dejo que los músicos se busquen la vida y aporten lo que consideren necesario, así que podemos decir que hay dos versiones del disco. La idea de dualidad otra vez.

 

Cansado de que os vendan como los sustitutos de los Sunday Drivers…

Es que creo que no somos sustitutos de nadie tío. Además hay pocas similitudes con ellos, más allá de cantar en inglés y que nos guste a todos lo americano. No me molesta, de hecho los respeto mucho, pero no sé si es una afirmación con mucha base.

 

Para el final la más difícil: vende el disco a alguien que nos conoce…

No tío, eso es imposible para un músico. Eso es cosas de los críticos que lo hacéis muy bien. Yo hago canciones, nada más. Los críticos habláis de ellas y hay que respetar lo que decías. En tu tejado queda.

 

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: