Encuentros — 19 Febrero, 2013 at 19:55

Brighton 64: más noches de baile en Valle Hebronx

Brighton64Hoy me cito con Albert y Ricky Gil en la segunda planta de una librería del Eixample para hablar del nuevo disco de Brighton 64, “Esta vez va en serio”. Tomarse un té con los hermanos Gil Matamala es, además de una experiencia quintaesencialmente barcelonesa, un motivo de alegría para cualquiera que sienta más o menos identificado con el movimiento mod y un simple pero merecido homenaje la historia del Rock de nuestro país. ¿Qué significa a estas alturas lucir tatuajes o ir a Zara y comprarse unos zapatos rockabilly? ¡Hasta Durán i LLeida se atreve con las gafas de montura gruesa! Por contra, llevar parcas mod en la Barcelona de 1981, como hacían ellos, era una declaración de principios, la manera más segura de ser incomprendidos, o en el peor de los casos, llegar a las manos con los punks o los rockers de aquella España predemocrática.

 

 

Ahora llevan meses puliendo su directo con la formación habitual (Jordi Fontich al órgano, Tino Peralbo a la batería), y han grabado un nuevo CD en el que mezclan temas históricos (“No Puedo Ir a Dormir”, “Banderas Blancas” o “El Tesoro”) con canciones nuevas, como “Soy un tanto antiguo”. “Esta vez va en serio” es un raro ejercicio de equilibrio, un mirar atrás y adelante sin solución de continuidad. Si en “La Magia de la Calle” cantan “No quiero que me hables de lo que fui / la Casa de la Bomba nunca la vi / no quiero andar de espaldas ni mirar atrás”, el dossier de prensa del disco termina animándonos a “escuchar, recordar, olvidar, disfrutar”. La cuestión queda definitivamente resuelta en “Tu colección de discos raros”, donde Albert resume sus preferencias musicales: “me gustan los 80, bailo también el Soul, los Ramones y lo que se hace hoy”.

 

Pregunta: ¿Qué habéis sentido al encerraros a grabar un nuevo disco en 2012? ¿Cuáles son las expectativas de un grupo como el vuestro?

Ricky: desde la disolución de Brighton no hemos dejado de grabar discos por separado, como Chest y Top Models. En este sentido este disco entronca con nuestros últimos proyectos. Es más, yo había empezado a disfrutar en el estudio con Top Models, mientras que la grabación de los discos de Brighton 64 siempre fue problemática.

Albert: Al principio lo pasábamos fatal en el estudio, y ahora nos encanta. Hemos hecho todo un aprendizaje, hay gente que disfruta grabando desde el primer día, pero no es nuestro caso. Y en cuanto a las expectativas, en los 80 queríamos ser un grupo importante, de referencia. Ahora, por el contrario, nuestras aspiraciones son mucho más modestas. Tocar juntos, hacer nuevas canciones…

R: A nivel personal somos personas más maduras, tenemos muchos más años y otra visión de la vida. Y a nivel comercial, está claro que sacar un disco hoy no tiene nada que ver con lo que ocurría entonces. En los 80, si tenías suerte podías tener suerte y ganarte muy bien la vida, aunque a nosotros no nos pasó. Ahora, en cambio, lo veo muy difícil. Ahora es algo para disfrutar.

P: Que se trate de un regreso de Brighton 64, ¿no aporta ningún elemento adicional de excitación?

R: Sin duda, a la gente que nos ha seguido todos estos años le hace mucha ilusión.

A: Para mí subirme a un escenario con los Brighton sigue siendo como en los 80, es como estar en una misión. Tengo un sentimiento de deber y de seguridad, de saber que formas parte de algo especial…

R: … de que tienes un mensaje que transmitir, sabiendo además de que tienes un público que lo ha captado, y que quiere volver a oírlo. Con las otras formaciones también teníamos un mensaje, pero nos costaba más transmitirlo.

P: ¿A qué mensaje te refieres? ¿A una estética? ¿A las letras de las canciones?

R: Creo que lo que dicen nuestras letras ha sido captado por el público.

A: También a la actitud… pero si hay algo de lo que estoy contento del nuevo disco es de las letras. A la gente que lo ha escuchado también le han gustado, y Ricky canta mucho mejor que antes, la voz suena muy bien, no hace ningún alarde pero las letras se entienden muy bien, y el mensaje llega perfectamente.

P: Imagino que con los años se van acumulando las referencias, habéis escuchado mucha más música. “La Magia de la Calle”, por ejemplo, me recuerda a los Oasis de “Don’t Relieve The Truth”. ¿Os parece ahora más difícil que vuestras canciones no recuerden a las de otros?

A: Hemos tenido que hacer un ejercicio de síntesis, yo por ejemplo, a la hora de componer, me he tenido que poner unos límites, unas normas. Y como llevábamos unos meses haciendo conciertos, teníamos muy presente cuál debía ser la estructura de las canciones. Hay muchos tipos de música que podríamos hacer, como psicodelia, pero me impuse unos límites.

R: A mí Oasis nunca me ha gustado especialmente, aunque me consta que algunas de sus influencias coinciden con las nuestras. Las raíces son las mismas, la música de los 60.

P: Dos de las canciones nuevas están escritas en catalán. ¿Por qué nunca lo hicisteis en la primera época de Brighton?

R: Teníamos claro que la mayor parte de los temas tenían que ser en castellano, porque es uno de los elementos distintivos del grupo. Podría escribir todas las canciones en catalán, o en inglés si quisiera, pero no tendría sentido.

A: En este país el idioma ha servido siempre para romper con las generaciones anteriores. Cantar en castellano en Barcelona a principios de los 80 era romper con toda una tradición de rock layetano, como después, en los 90 los grupos cantaron en inglés para diferenciarse de la generación anterior. “Barcelona Blues”, en su primera versión, era en catalán, pero la grabamos en castellano. Grabar en catalán era algo que teníamos pendiente.

P: Si empezarais ahora, ¿en qué idioma cantaríais?

A: Ahora no montaríamos un grupo. Hacerlo ahora es algo absurdo, complicadísimo. Y mira que en los 80 también era difícil. Sacar un disco era casi misión imposible, pasabas por un montón de filtros, ahora el problema es que hay un exceso de todo, nadie te paga por tocar, has de contratar las salas, es peor todavía. Es verdad que nos hemos animado a sacar un nuevo disco, pero tenemos mucho ganado, tenemos una marca, que es lo único que podemos perder, el mito.

R: En los 80, ser Brighton 64 era una lucha constante, ahora está chupado.

A: Dicho todo lo anterior, hoy no hablaríamos así de no haber tenido la fortuna de ir a parar a B-Core, un sello que no depende de vender más o menos, que es realista, que sabe que nadie vende muchos discos hoy en día, que confía en el grupo. Si nos hubiera costado tanto encontrar discográfica como en los 80, ahora no estaríamos aquí, quejándonos en esta entrevista.

P: Cómo se lleva haber sido una banda tan legendaria para tanta gente? ¿Con orgullo? ¿Cómo una cruz?

R: Con mucha alegría. La letra de “La Magia de la Calle” (“No quiero que me hables de lo que fui”, etc), es posterior a la disolución de los Brighton, la hicimos en un momento de desencanto absoluto, nos irritaba mucho que la gente nos pidiera “La Casa de la Bomba” cuando actuábamos con otros grupos. Sin embargo la letra es válida también ahora, volvemos a ser Brighton 64, pero si hay que sacar a colación “La Casa de la Bomba” ya lo haremos nosotros. Es sencillamente una canción más de nuestro repertorio, aunque sea la más conocida. Todavía hoy nos asombra el entusiasmo que despierta.

P: Hay en vuestra música un cierto tono lúdico, incluso macarra, que parece haberse perdido desde mediados de los 80. Grupos actuales (Mishima, Manel) parecen tomarse demasiado en serio…

A: Todo esto conecta mucho con la actitud que ya teníamos entonces…y al retomar el grupo hemos seguido escribiendo letras en ese tono.

R: Cada generación tiene su manera de expresarse, un entorno, unas preocupaciones…

A: Ahora no hay grupos como Inhumanos o Siniestro Total. Es algo cíclico, como la cuestión del idioma, y ahora al parecer toca ponerse serios.

R: Tampoco son todos igual, mira los Surfin Sirles, que pueden hacer cosas muy divertidas, con una actitud muy punk y juvenil.

P: ¿Os seguís identificando con el movimiento mod? Imagino que hay muchas maneras diferentes de interpretar lo que significa ser mod…

R: Yo nunca lo he dejado atrás, no es más que una parte de lo que me interesa, aunque lo impregna todo. Para mí es muy importante, aunque no hasta el punto de tener ganas de acudir a todas las fiestas mod que se organizan…

A: yo sigo yendo a muchas de las concentraciones. Me identifico con la actitud mod de finales de los 70, en esa época era también un movimiento contemporáneo, del momento. Los Jam, y los Brighton 64 fuimos parte de todo aquello y ésa sigue siendo nuestra actitud. No me identifico con los mods que hoy en día sólo escuchan cosas antiguas. Nosotros hacemos música ahora, para la gente de hoy.

P: ¿Cómo habéis conseguido trabajar tantos años juntos, siendo hermanos?

A: Yo creo que el secreto es respeto y admiración. Y cierto equilibrio en cuanto a personalidades, a la complementariedad… haber sabido repartirnos las responsabilidades y las labores. Y admirar al otro. Yo cuando subo al escenario veo a Ricky a mi lado y me transmite una tranquilidad absoluta, que no me ha dado nunca ningún otro cantante. Se podrá olvidar una letra, pero nunca está desacompasado, siempre está bien.

R: También nos ha beneficiado haber pasado una temporada separados, en la que hemos aprendido mucho.

A: Es cierto, con Top Models Ricky se hartó de componer temas, cosa que nunca había hecho con Brighton. Y ahora toca mejor el bajo.

P: ¿Cómo valoráis el hecho de volver a tocar con Jordi y con Tino?

R: Cuando nos separamos, tanto Albert como yo tocamos con músicos mucho más jóvenes que nosotros. Todos eran muy competentes, aportaban mucha energía y entusiasmo, pero no dejaban de vernos como los jefes. Con Jordi y con Tino eso no pasa, todos tenemos la misma edad y compartimos un montón de cosas.

A: Somos cuatro personalidades muy distintas, pero cuando nos juntamos te dices, vaya cuatro que se han ido a encontrar… No me extraña que en su día, a mediados de los 80, ya la armáramos ahí donde fuéramos, éramos muy burros.

TEXTO: Álex Fernández de Castro

FOTO: Mireia Bordonada

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: