Vivos — 3 Diciembre, 2012 at 10:00

Two Gallants

Music Hall. Barcelona

Excepcional concierto el que ofrecieron Two Gallants en una sala Music Hall con muchas ganas de encontrarse de nuevo con Adam Stephens y Tyson Vogel. Hora y media de intensidad a raudales en la que combinaron clásicos como «Steady Rollin» o «Despite What You’ve Been Told» con canciones de su nuevo disco y motivo de la visita, el sorprendentemente ninguneado The Bloom And The Blight.

 

 

 

Viscerales, apocalípticos, crudos y vibrantes, Two Gallants pusieron patas arriba una sala que no se contagió de la frialdad térmica de la noche barcelonesa. No les hizo falta casi ni hablar, ni socorridos trucos como ponerse la camiseta de un equipo de fútbol, para ganarse al respetable con sus acordes disonantes, sus ritmos asincopados y esa voz rota que se te clava en el alma. Porque son directos, pero también tienen su corazoncito que sale en contadas ocasiones, como en «Song of Songs». Compartiendo el concierto con el insigne routier Toni Castarnado,  hacia la cuarta o quinta canción me gritó al oído (única manera de comunicarse aquella noche) “estos tíos deben estar preguntándose por qué Black Keys sí y ellos no”. Dándole vueltas a la pregunta me fui hacia casa, satisfecho por el concierto pero consciente que no iba a encontrar la respuesta. A día de hoy sigo buscando.

 

Texto: Eduardo Izquierdo

Foto: Luis Lecumberry

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: