Encuentros — 3 diciembre, 2012 at 0:00

White Cowbell Oklahoma, en la cuarta dimensión

La banda más redneck de todo Canadá está de gira por nuestro país. El 3 y 4 de noviembre tocan en Jerez y Castellón respectivamente para regresar luego el 4 de diciembre a Zaragoza, el 5 a Gijón, el 6 a Madrid y el 7 a Barcelona. Hablamos con su cantante principal, Clem C. Clemsen para que nos contara qué podemos esperar de esa gira y como ha ido la grabación de su nuevo disco, Buenas Nachas.

 

 

 

La banda ha llagado a contar hasta con 16 músicos diferentes ¿hay un núcleo duro o os lo montáis de alguna forma especial?

Tío, ha habido 5067 músicos en White Cowbell Oklahoma desde que se formó hace ya 300 años. Hay un núcleo, claro, pero nosotros somos los titiriteros. Porque igual que en el resto de organizaciones criminales, nadie consigue salir de WCO. Mantenemos la mayor parte de nuestros antiguos miembros criogénicamente congelados en un laboratorio debajo de los Andes. Eso sí, la banda central tiene una nueva formación con Handsome Chuck y Miss Dick Taggart en las guitarras y South Pawl Jones al bajo que es un monstruo. Es nuestra mejor formación. Nos morimos de ganas de llagar a España y tocar las canciones de Buenas Nachas.

¿Por qué utilizar pseudónimos para todos los miembros de la banda?

WCO es un enigma y queremos mantener el misterio. Nuestro abogado nos aconseja que sea así. Nunca se sabe qué puede pasar y quién puede acabar en un escenario de WCO.

Tras publicar este disco ¿crees que algo ha cambiado respecto a vuestro pasado?

En nuestro anterior álbum, Bombardero, la banda experimentó con cosas de los 70, programaciones, cosas que habíamos visto en el norte de Europa al entrar en contacto con los vikingos, magia marrón, etc. En Buenas Nachas hemos querido traer de vuelta todo lo que aprendimos pero también regresar a nuestras raíces Tex-Mex. Así puedes escuchar cosas germánicas pero cogidas del sur de la frontera, a través de un filtro al estilo Morricone. Buenas Nachas es la culminación de todo lo que WCO ha trabajado en el estudio durante una década.

¿Por qué siempre los títulos de vuestros discos están en castellano?

Nos encanta la cultura Tex-Mex. Y ahora hemos aprendido a amar a España. El público español es enérgico, cariñoso y feroz. También nos encantan bandas como ZZ Top que tenían por costumbre poner títulos españoles a sus discos. Quizá es una especie de homenaje.

¿Y por qué empezar el disco con una instrumental?

 

El tema se llama «Buenas Noches» y creemos que marca el camino del resto. Obviamente es muy Morricone, pero nos encanta esa mierda. Es una especie de símbolo de nuestro renacimiento, un nuevo despertar, como un torrente de peyote. El mismo tema se repite al final del disco, en la coda de «Diabla, Diabla».

A mí me parece un disco menos alocado que otras veces…

Puede ser. Temáticamente muchas letras hablan de México y eso les da coherencia. De hecho hay canciones que saldrán un poco más tarde y darán más sentido a todo el conjunto. Creemos que los anteriores discos de WCO han sido malinterpretados debido a que nuestros shows en vivo son muy potentes. Mucha gente ha pensado que eso se pierde en nuestros discos, pero como Frank Zappa dijo alguna vez, “la gente está acostumbrada a la excelencia”. Puedes tener ambas cosas porque nuestros discos siempre han sido una declaración artística para nosotros. Luego llegamos al escenario y lo cortamos todo con una motosierra.

Parece un disco hecho a medio camino entre KISS y ZZ Top.

Ambos han influido en WCO, por sus discos y por su extravagancia en vivo. De manera menos evidente creo que WCO está también influido por las bandas alemanas de los 70 como Can y Neu!  Nos gusta coger cosas que no acaban de encajar en el cocnepto tex-mex o de sombreo vaquero y hacerlas nuestras.

Pero este es vuestro trabajo más serio, menos adolescente, si me permites.

Claro, hay algunos temas serios ahí. WCO escribe sobre temas que sólo existen en nuestro rock de otro mundo, una especia de cuarta dimensión “roll”. Quizá John Lennon podía escribir realmente bien acerca de sí mismo, pero no creo que nade quiera oír hablar de ello hoy en día.

Y en lo musical también se percibe alguna diferencia.

Bueno, los músicos son diferentes. La gente nueva ha dotado de muchas cosas a Buenas Nachas. Hemos iniciado los temas desde algo mínimo para empezar a construirlos desde ahí. Hemos aprendido en los escenarios. Es una dinámica fantástica, como el sexo.

¿Y cuáles son vuetsros planes para la gira española?

Vamos a iniciar y acabar nuestra gira europea en España. Empezaremos en el Serie Z y estamos ansiosos porque las últimas veces que hemos estado allí con Michael Monroe y North Mississippi Allstars han sido increíbles ¡ha llegado el momento del rock!

 

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: