Rutas Inéditas — 29 Diciembre, 2011 at 0:00

Félix Romeo, Amarillo (Plot Ediciones)

RUTAS INÉDITAS

En esta sección encontrarás textos no publicados en Ruta 66. Críticas de discos o libros, de conciertos,  artículos o entrevistas atemporales que por un motivo u otro no transitaron por la Ruta 66. Ahora ruedan en estas Rutas Inéditas……..

Félix Romeo, uno de los jóvenes escritores más interesantes, nos ha dejado. Su súbita muerte deja esa extraña sensación de guión inacabado, de película a la que han cortado alguna de sus mejores escenas. Dibujos Animados nos dejó a todos boquiabiertos, pero como tributo recuperamos reseña de otro de sus libros.

 

 

Chusé Izuel se tiró por una ventana a los veinticuatro años, días después de enviarle un sobre con sus cuentos a la mujer que lo había abandonado un par de años antes. Veintipico más tarde, Félix Romeo trata de buscar explicaciones, arreglar cuentas con un pasado doloroso en un libro aparentemente distanciado, con aspecto en ocasiones de informe forense, pero que deja ver las secuelas que todavía causa la pérdida. Echando mano de la memoria y de las cartas y papeles que tantos años después todavía conserva, Romeo deja testimonio de una casi anónima existencia (Izuel apenas era conocido más allá de su Zaragoza natal, donde ejercía de crítico literario), y lo hace con tono herido, alimentado por la “terrible sensación de culpa” del amigo íntimo que no supo ver las señales que anticipaban el desenlace, debatiéndose hoy entre las ganas de saber y el convencimiento de que hay cosas que es mejor seguir ignorando. Escrito en segunda persona, dirigiéndose a quien ya no puede contestar, Amarillo nos deja el retrato de un joven letra herido, atormentado, “herido de melancolía” en palabras de Javier García-Sánchez, pero también el de una amistad que parecía indestructible y no fue suficiente para salvarlo. Los elementos tragicómicos de algunas situaciones cotidianas contrapesan el tono general, pero apenas logran aliviar el poso amargo de un libro que, finalmente, desmiente “la imposibilidad de escribir libros sobre la vida que sean reales” de la que habla el autor.

CARLOS REGO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: