Artículos — 19 julio, 2011 at 0:00

Bob Wayne & Outlaw Carnies en España. Fuera de la Ley

Corren tiempos extraños para la música. Todo parece desmoronarse y los valores que durante décadas han regido la industria han quedado caducos. Se discute el futuro del negocio. Se debate sobre el formato en que el producto final llegará al consumidor y parece que todos estamos de acuerdo en la defunción del actual modelo discográfico. Pero, por otro lado, es innegable que aumenta la venta de vinilo e incluso en el último ejercicio también la venta de compactos ha vivido cierta tendencia positiva. Todos estos datos son ciertos, innegables y permiten hacer juicios de valor. Pero la música solo acabará cuando no quede un solo músico sobre la faz de la tierra. Y si son del fuste de Bob Wayne tengo claro que nadie podrá con ellos. A los 16 años se tuvo que largar por patas de su ciudad debido a trapicheos con substancias ilegales. Trapicheos a los que se dedicó con ahínco mientras rascaba la guitarra en Stickman. Una banda de metal de lo más cafre. Encuentros con la ley aumentan su ficha policial mientras su físico toca fondo. Cuando sucede esto ya lleva unos años redirigiendo su carrera hacia el country. 

 

De manera natural empieza a experimentar con los sonidos campestres y encuentra cobijo entre las canciones de Waylon Jennings, la saga Hank Williams y Townes Van Zant sin olvidar a sus admirados Pantera, Neurosis o Pentagram. Gira con Hank III, viaja en su camioneta por todo el país tocando en cualquier parte donde lo requieran, cierra los bolos a través de su My Space o su móvil y no tiene reparos en llevar unos portátiles en la parte trasera para copiar allí sus maquetas y venderlas después del concierto. Su nombre corre de boca en boca y se gana una buena legión de seguidores. Entre ellos hay rednecks, seguidores de la música vaquera, fans del metal y punks que caen rendidos ante una propuesta fresca, gamberra y con una buena dosis de humor negro. Violencia, armas de fuego, drogas, alcohol, camiones, carreteras secundarias y héroes americanos de cuello rojo pueblan sus canciones. Hasta el fantasma de Johnny Cash aparece para librarlo de sus, muchas, adicciones y mantenerlo sobrio los últimos nueve años. Bob Wayne y sus Outlaw Carnies podrían pertenecer a otra época. Aquella en que los cantantes de country fueron los primeros punks. Viajeros transitando en la delgada línea que separa el bien y el mal. Estar a un lado o al otro de la ley dependía de una mala borrachera, un sheriff demasiado estricto o un marido celoso. Century Media, especialistas en metal, y People Like You, uno de los baluartes del punk europeo, se han puesto de acuerdo para editar su primer disco “oficial”. Outlaw Carnie (2011) es un pequeño tesoro. Country de la clase trabajadora hecho por un muchacho que recoge la antorcha de los grandes del género, la aviva con gasolina contemporánea y nos da un buen puñetazo en los morros con sus canciones. Compruébalo en directo, si te atreves, en breve.

MANEL CELEIRO

BOB WAYNE & OUTLAW CARNIES GIRA ESPAÑOLA 2011

20 julio GRUTA 77 Madrid

21 julio SUPERSONIC Cádiz

22 julio DURANGO CLUB Valencia

23 julio ROCKSOUND Barcelona

24 julio LA TABERNA DE HANK Luanco (acústico)

25 julio MONKEY CLUB Gijón

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: