Vivos — 24 febrero, 2014 at 13:15

The Whybirds. Sala Rocksound, Barcelona

WhybirdsExcelente concierto una vez más el de los británicos The Whybirds, esta vez en formato trío tras la todavía reciente espantada de uno de sus guitarristas. El objetivo de su nueva visita era presentar las canciones de su nuevo trabajo, A Little Blood, un disco más denso que si bien pierde algo de frescura respecto a sus anteriores álbums, anuncia nuevos horizontes para una banda necesitada ahora de ellos. La cosa empezó fría a pesar de arrancar con uno de sus temas emblemáticos, «Morning light». La banda parecía sólo cumplir y el público también. Todos nos mostrábamos contagiados del anuncio de una posible separación y de dudas sobre su continuidad ante la pérdida de uno de sus miembros que nos habían manifestado en la previa al concierto. Buenas interpretaciones de «What it means», «Something Beautiful» o el tema que da título a su último disco no acabaron de conseguir que la audiencia acabara de meterse en el concierto. Esa función estaba destinada al temazo que es «The Losing End» y que fue la chispa que encendió una velada que a partir de ese momento sólo fue creciendo. «Make me numb», «She said» o «Girls on fire» sirvieron para manetener un ritmo espléndido que culminó con la final «Before I go crazy» y un grupo totalmente entregado. Ese fue el momento en que nuestro compañero Manel Celeiro aprovechó para recordarme las palabras de Keith Richards asegurando que “cada noche hay una banda en un garito que es la mejor del mundo” para sentenciar “y esta noche ha sido esta”. Con eso queda todo dicho.

 

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: